Luis Albert Segura (17.10.2019; Sala Boite -Madrid-)

Llegó el otoño repentinamente a Madrid, y parece que lo hizo para estar presente en el concierto que Luis Albert Segura daba el pasado jueves dentro de su “Tormenta Tour”. Días antes nos avisaban de un cambio de sala, pasando de Joy Eslava a La Boite, algo que nos genero cierta incertidumbre ya que el aforo se reducía considerablemente. Demasiadas dudas sobre la mesa, quizás el música mallorquín haya tomado demasiados riegos.

Han sido muchos los cambios desde que decidieran dejar el proyecto de L.A congelado. Ahora su música es mucho más cruda, intima y cercana en todas sus vertientes. Desde el trabajo en estudio, reflejado en su álbum “Amenaza Tormenta”, hasta la puesta en escena de los directos. Y parece que a gran parte del público que le seguía anteriormente les esta costando digerirlo todo.

Todas esas dudas saltaron por los aires desde el mismo momento en el que Luis Albert, Sergio y Juan Diego, comenzaron a presentarnos las nuevas composiciones. Es uno de los conciertos más íntimos e hipnóticos a los que he asistido sin ser premeditado. Las canciones tomaban vida por primera vez frente al público madrileño (sin contar la premier de la Sala El Sol) y lo hacían de la mejor manera que lo podían hacer, en un entorno casi familiar.

Creo que Luis Albert buscaba algo así, aunque seguramente le hubiera gustado congregar más público, pero su idea creo que no se desviará en exceso en los próximos shows. Demostró que su imponente voz sigue en plena forma, “Déjame Entrar” y “Díselo” dieron buena muestra de ello. Pero no solo nos alimento de su último lanzamiento, también pudimos conversar con él. Ya que invito a los asistentes a preguntarle sobre lo que quisieran entre canciones. Y entonces algunas de esas canciones tomaron mayor peso e importancia que cuando las escuchamos en el disco, ya que la historia que las dio vida esta tan próxima a cualquiera de nosotros, que parece ser autobiográfica.

Y entre charlas y risas, sonaron un par de versiones de Sharon Van Etten, además de los dos celebradisimos guiños que el trío hizo a L.A (“Under Radar” y “Oh, Why?). Y todos salimos de allí con una sonrisa, y la sensación de que quizás no volvamos a tener la oportunidad de disfrutar de Luis Albert Segura y su música de esta manera. En un concierto que seguro que él mismo, guardara con muchisimo cariño.

P.D: No eche para nada de menos a los charlatanes de la última fila, que debían estar arruinando algún otro concierto por ahí. Y os prometo que últimamente coincido en todos los conciertos con ellos.



Share This