Lori Meyers (24.Marzo.2017; La Riviera -Madrid-)

 

Noche lluviosa y fría en Madrid para recibir el nuevo trabajo de Lori Meyers como a todos nos hubiera gustado, pero la expectación era máxima teniendo en cuenta que muchos de los presentes se hicieron con su disco + entrada en preventa, sin ser realmente conscientes de que iban a publicar los de Loja. Se podría señalar a los presentes como integrantes de un fenómeno fan sin criterio, pero es que Lori Meyers llevan mucho tiempo haciendo las cosas muy bien, y se han ganado el crédito de mucha gente, incluso de aquellos que hace años se mostraban reacios.

Al igual que empieza el disco comienza el show, con Noni sentado frente a su teclado mientras interpretan “Vértigo I”. Algunos debieron pensar que aquello de bailar en sus conciertos era cosa del pasado, pero pronto despertaron de su mal sueño, las siguientes en caer fueron “Planilandia” y “Luces de Neón”. Con tan solo ya teníamos claras varias cosas. La principal que las elaboradas proyecciones que acompañan la presentación de “En la Espiral” llevan la experiencia del directo un paso más alla, todo brilla más y tiene mejor color. La cosa continua con “Eternidad”, una de las más coreadas del nuevo disco y “Óceanos”, la canción serena y pausada que siempre acompaña la voz de Alejandro.

 

“Luciérnagas y Mariposas” abre una nueva brecha entre presente y pasado, muchos recuerdos de momentos inolvidables siendo la banda sonora. Fue el momento intenso de la noche, donde el nudo en la garganta máximo más apretó nuestro cuello. La noche transcurre con normalidad dando volantazos ente sus diferentes discos sin sobresaltos hasta que comienza a sonar “¿Aha han vuelto?”, primer momento en el que la famosa palmera de La Riviera comienza contonearse, pasando a soltarse la melena con ese himno masivo que es “Mi Realidad”. Todos necesitamos un respiro, incluso ellos que desaparecen del escenario.

Vuelta al jaleo con “1981” y dejavu asombroso con “Ham’a’cuckoo”, esperamos que se mantenga en el setlist de esta gira, la hemos echado mucho de menos. El doble golpe que les alza como exitosos vencedores de la noche lo componen “Alta Fidelidad” y “Pierdo el Control”. Algunos ya comienzan a pedir el cambio. La puerta la cierran “Un Nuevo Horizonte” y “Vértigo II”.

Lori Meyers continúan con la evolución esperada, el pop de los sesenta y setenta se sigue respirando y bailando en sus conciertos. Han bajado en intensidad descontrolada, la que les hacia revolverse en aquel pequeño habitáculo llamado escenario, por el contrario, creo que su nuevo espectáculo ofrece un experiencia más completa, donde siendo la música el motor principal, hay suficientes alicientes para pasar un buen rato si no eres seguidor del grupo.

Allí nadie quería salir de la espiral.

 

 

 

 

 

 

It's only fair to share...Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr