Bunbury (08.Diciembre.2017; WiZink Center -Madrid-)
16840
post-template-default,single,single-post,postid-16840,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,hide_inital_sticky,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Bunbury (08.Diciembre.2017; WiZink Center -Madrid-)

“Nos cruzamos con el hombre delgado en el camino del exceso”

Nuestro caminos se habían alejado hace bastante tiempo, creo recordar que fue en la gira presentación de Hellville Deluxe cuando fui consciente que aquello que antaño nos había unido se había esfumado sin remedio. Durante todo este tiempo hemos coincidido en algún festival, y reconozco que algo tiraba de mi hacia el escenario que acogía su actuación, pero falto de motivación y expectativas. Curiosamente la situación ha cambiado a raíz del lanzamiento de Expectativas, la chispa adecuada ha vuelto a surgir.

Desde el momento que pisamos la pista del antiguo Palacio de los Deportes, con nuestros queridos Rufus T. Firefly sonando en la megafonía, se respira ambiente de noche épica. Mientras debatimos sobre nuestra prioridades en el setlist nos sorprende el apagón y una versión instrumental de “Supongo”, una de nuestras debilidades incluida en “Expectativas”, Los Santos Inocentes comienzan coger posiciones esperando inquietos al hombre delgado.

Si el rock sigue siendo una actitud, Bunbury es la esencia del rock correoso y descontralo vestido de traje, en esta ocasión blanco. Sin quitarse las gafas de sol recorre el escenario de un extremo al otro buscando las reacciones de su público mientras interpreta “La Ceremonia de la Confusión”, “La Actitud Correcta” y “Cuna de Caín”. Tres pilares que sirven de apoyo para dar un mortal hacia atrás en “Dos Clavos a mis Alas” (compuesta en origen para Raphael) y “El Anzuelo”. Vuelta al presente con “Parecemos Tontos”, esa nana social que busca contrariamente despertarnos del letargo acomodado en el que vivimos sumergidos.

Por primera vez en la noche Enrique se aferra fuerte a su guitarra cuando le toca el turno a “Los Habitantes”, consciente del desequilibrio que supondrá la primera revisión a un tema de Héroes del Silencio, suena “El Mar no Cesa”. Para conseguir sacudirnos la nostalgia que nos cubría no brinda “El Rescate”, la noche continúa con “Despierta”.

Seguidos y apenas sin coger aliento caen de rodillas “El Hombre Delgado que no….”, “Hay Muy Poca Gente” “Más Alto que Nosotros Solo el Cielo”. Todo como preámbulo a un poker que canciones que servían para marcarnos el “final” de un show espectacular. Nuevo retorno a su pasado heroico con “Heroe de Leyenda”, “Bandeja de Plata”,una de esas canciones que se convertirán en himno de esta gira por el significado que el público le ha dado a través del filtro político social que atravesamos. Después las innegociables “Mar Adentro” y “Maldito Duende”, entre las que se coló “De Todo el Mundo”. Llegó el momento de abandonar el escenario.

A su vuelta viene dispuesto a que todos nos dejemos la piel. Allí nadie debe quedar impasible. Y acertó de pleno con una secuencia de hits donde encontramos “Que Tengas Suertecita”, “El Extranjero” (que se proclamo como el tema más aclamado de la noche), “Infinito”,“Sí” y “Lady Blue”.

El paseo con el hombre delgado por el camino del exceso fue placentero y lleno de recuerdos, de esos que nos hacen sonreír y ser mejores personas.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.